CERRADO POR VACACIONES

Comunico a mis fieles seguidoras y seguidores que no efectuaré nuevas actualizaciones hasta el 1 de marzo.

Como mi público objetivo principal son las personas que sufren de insomnio o bien están aburridas, y además yo soy una persona responsable, le recomiendo a los insomnes que si no pueden quedarse dormidos, relean varias veces lo que ya está escrito (a mi al menos me ha dado muy buen resultado). En el caso de que aún no puedan dormirse, pueden recurrir al antiguo método de contar ovejas, sin saltarse ninguna. Si aún así no pueden conciliar el sueño, les recomiendo tomarse media pastilla de Somno de 5 mg, y como las venden bajo receta médica que queda retenida, el sólo hecho de pensar que tienen que pagar 40 lucas por la consulta más el remedio, hace efecto de inmediato.

En el caso de los aburridos, la solución es más difícil. Cualquier actividad que uno les proponga la van a encontrar aburrida. Normalmente el aburrido cuando uno les dice que no puede quedarse con ellos para entretenerlos, porque tiene que hacer algo, preguntan, de lo aburrido que están ¿qué vas a hacer?, ¿adonde vas de vacaciones?. Cualquiera sea la respuesta de inmediato dicen –que aburrido-. En este caso, les puedo decir que no voy a ninguna parte, cierro el blog sólo porque estoy aburrido.

Nos vemos en marzo

Anuncios

MI HERMANO

Mi hermano es una persona muy especial para mi. Es mi hermano preferido. No faltará el agudo que me dirá, -como no va ser el preferido si es tú único hermano-. Es cierto, pero conozco varios que, a pesar de tener sólo un hermano, no lo ven, no saben nada de él, están totalmente desconectados e ignorados uno del otro. Esto me lleva a pensar que he tenido suerte por el hermano que me tocó. Claro porque yo no lo elegí, ni él me eligió a mi. La probabilidad que me tocara éste era muy, pero muy baja, por eso pienso que he sido afortunado. Mi hermano es la persona que hace más año que conozco, de hecho lo conozco antes que él me conociera a mi. No faltará el agudo que me dirá, -no puede ser de otra forma si es menor que tú-. En esto, el agudo tiene toda la razón. Mi hermano y yo, somos tan diferentes e iguales como dos gotas de agua. Ya se lo que el agudo me va a decir, -el dicho es, iguales como dos gotas de agua-. Pero en nuestro caso, si bien ambos tenemos la misma madre y el mismo padre, él es una gota de agua de mar y yo de agua dulce, o bien al revés, da lo mismo. Mi hermano es de tez morena. Yo de tez blanca. Él tiene el pelo negro, algo ondulado. Yo liso y castaño. Mi hermano, por la mala influencia de mi madre, es hincha del indio. Yo muero por la “U”. Mi hermano estudió ingeniería química y como tal se paseaba por la universidad con un delantal blanco, como todos los de esa casta, con cara de médico. Yo estudié ingeniería eléctrica y andaba con mi cotona azul al hombro por la universidad, más como obrero que estudiante de ingeniería. Él tiene una buena relación con los perros. Si vamos 15 ciclistas en un grupo y aparece uno, es a mi a quien ataca. Mi hermano tiene mal genio, no se si habrá jugado algún partido de fútbol sin que no lo expulsaran. Yo tengo más paciencia. Mi hermano y yo preferimos el buen tinto, antes que un blanco. A los dos nos gusta ir a Lolol, ese pueblo de Colchagua de donde proviene la familia de nuestro padre. En otra aspecto en que somos iguales, es en los afectos. Yo siento que el me quiere y yo también me quiero. Yo a él lo quiero, pero no se si él se quiere, espero que sí. Yo se que cuento con mi hermano y él cuenta conmigo. Mi hermano es un tipo inteligente, en cambio yo, bueno, yo soy lo que soy y con eso me basta.

REPUBLICA DE CUBA 1724

Hace un año que llegó a vivir al barrio y desde que supe su nombre me llamó la atención, en realidad fue más que eso, me hizo recordar mi adolescencia. Si, se llama Lolita y me cautivó.

Al igual que el personaje de la novela, de Vladimir Nabokov, me siento atraído por esta Lolita. Cada vez que, por cualquier motivo, paso frente a ella, debo pasar a visitarla, es algo compulsivo. A veces siento un poco de vergüenza porque muchas veces sólo recorro su entorno, la observo con cuidado y con mucho cariño, en otras oportunidades tan solo me detengo a mirar desde afuera y contemplar su vitrina.

He conocido otras Lolitas, pero la verdad es que no hay otra como esta, queda cerca de mi lugar de residencia, me recibe todos los días de lunes a domingo, excepto algunos festivos y debo reconocer, con egoísmo, que no me gusta que descanse. Siento que pertenezco a ella, que soy parte de su vida, que me acepta tal cual soy y tiene la sabiduría para mostrarme sus encantos, me permite, sin ningún tipo de pudor ni prisa conocer sus secretos, que no son tales, porque puedo enseñárselos a otros sin ninguna restricción.

Esta Lolita varias veces me ha invitado a compartir y conocer a algunos de sus amigos o amigas. Así fue como conocí un poco más, es decir en carne y hueso, a Agustín Squella. También escuchar la voz y música de Natalia Contesse, descubrir a Chicoria Sánchez, entre otros.

Con Lolita he vuelto a retomar el entusiasmo de la lectura que tenía años atrás. Ella me permitió, emocionarme con la Nieta del Señor Lihn, La Soledad de los Números Primos y Como si Fuera de la Familia. Disfrutar, 84, Charing Croos Road. Descubrir cuales son, Mis Lugares Sagrados.

Pero por sobre todo, enamorarme de la hermosa poesía de Wislawa Syzmborska, que en pocas palabras resuelve mis dudas.

He conocido al padre de Lolita, Francisco Mouat, a quien agradezco que haya traído al barrio, cultura, belleza, volver a la escala humana, y decirle que comparto su mensaje: “No podemos Vivir Sin Libros”.

ESTOY CONTIGO

Estoy con las más de 120 víctimas y sus familiares de los atentados terroristas de Paris. También con las 200 y tantas del avión ruso.

Estoy con los miles de refugiados que arrancan de Siria e Irak, especialmente con los niños y niñas, las víctimas inocentes de la barbarie.

Como no voy a estar con las víctimas y familiares de Atocha, del atentado de Londres, las Torres Gemelas y los miles que han muerto en Siria , Irán e Irak.

Estoy con todos los que han sufrido por la irracionalidad de algunos, amparados en el Corán, Tora o la Biblia y también por la codicia, avaricia e inescrupulosidad de unos pocos.

Pero no estoy ni ahí con los Bush, Obama, Putin, Cameron, Hollande, Al Assad ni con Abu Bakr al-Baghdadi que todo lo transforman en sacar cuentas de conveniencias y de estrategias geo políticas de cuanto gano y cuanto pierdo.

Jamás he estado ni estaré con los traficantes de armas, los que venden petróleo en el mercado negro y tampoco con los que sabiendo su procedencia lo compran, permitiendo financiar la barbarie e irracionalidad.

A lo mejor todos debiéramos ser como el periodista Antoine Leiris que a raíz de los atentados de Paris escribió en Facebook:

“La noche del viernes ustedes robaron la vida de un ser excepcional, el amor de mi vida, la madre de mi hijo, pero ustedes no tendrán mi odio. No sé quiénes son y tampoco quiero saberlo, ustedes son almas muertas. Si ese Dios por quien ustedes matan tan ciegamente nos ha hecho a su imagen, cada bala en el cuerpo de mi mujer habrá sido una herida en su corazón”.

“Así que yo no les daré el regalo de odiarlos. Ustedes lo están buscando, pero responder al odio con la cólera sería ceder a la misma ignorancia que hace de ustedes lo que ustedes son. Ustedes quieren que yo tenga miedo, que mire a mis conciudadanos con ojos desconfiados, que sacrifique mi libertad por la seguridad. Perdieron. Sigo siendo el mismo de antes”.

“Yo la he visto esta mañana, finalmente, después de noches y días de espera. Ella estaba tan hermosa como cuando partió el viernes por la noche, tan bella como cuando me enamoré perdidamente de ella hace más de 12 años. Por supuesto que estoy devastado por el dolor, les concedo esa pequeña victoria, pero esta será de corta duración. Sé que ella nos acompañará cada día y que nos volveremos a encontrar en ese paraíso de almas libres al que ustedes jamás tendrán acceso”.

“Nosotros somos dos, mi hijo y yo, pero somos más fuertes que todos los ejércitos del mundo. Y ya no tengo más tiempo para darles, tengo que volver con Melvil que ya ha despertado de su siesta. Tiene apenas 17 meses de edad. Va a comer su merienda como todos los días, después vamos a jugar como siempre y, toda su vida, este pequeño niño les hará frente siendo feliz y libre. Porque no, ustedes no obtendrán su odio”.

Estos son los que valen, estos son los indispensables, este es a quien seguir, estos son los que mantienen la esperanza en un mundo sin odio ni venganza.

Gracias monsieur Leiris, estoy contigo, en tu dolor y tu ejemplo. Melvil estará siempre orgulloso de ti y por seguro que él será una gran persona, como su padre y su hermosa madre.

RECUERDOS DE UNA CONVERSACIÓN

Los alados dedos del artista, acariciaban las cuerdas del arpa tal como se recorre el cuerpo de la mujer que se ama.

La voz ronca y profunda del cantor, llenaba el espacio de la vieja casona con melodías que narran amores perdidos.

La mirada del cantor, que tiene sabor y color a miel, se desparramaba sobre la figura de la mujer, enredándose al final en los ojos celeste agua, gastados de llanto y dolor por ese amor que un día se marchó.

La niña escucha atenta, su madre se sonroja.

La niña se hace madre y la madre es madre y ambas abuelas, y en las dos aún perdura la mirada del cantor.

EL HOMBRE

Enfurece el viento,

embravece el mar,

el hombre en su grandeza

empequeñece más y más.

 

El hombre en su grandeza

a la luna llega

en África y América

un niño pide pan.

 

El hombre tiene miedo

de mirar en su interior,

pero admira su grandeza

por los niños de probeta

 

El hombre en su grandeza

es el único animal

que destruye su hábitat

por pereza y vanidad.

 

En la simplicidad de una caricia,

al dar y recibir

en el beso al ser amado

reside la grandeza del ser humano.

LEY DEL TALION

“No te compadecerás de él; sino que le harás pagar vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie”. Se aplica desde la antigüedad, por más que se diga que está en desuso, hoy la seguimos utilizando y como consecuencia vamos a terminar todos tuertos, con menos dientes, aumentarán los cojos y a muchos les faltará una mano.