LA IMPORTANCIA DE SER NEUTRINO

Damas y caballeros, por favor levanten la mano aquellos que saben lo que son los neutrinos. Nadie. No se preocupen está dentro de lo esperado.

Ahora levanten la mano los que han escuchado alguna vez en su vida la palabra neutrino. Sólo 7 levantaron la mano.

Otra pregunta. ¿Alguien puede decir a quién o quiénes se les otorgó el año 2015 el Premio Nobel de Física?. Nada de buscar en Google. Todos callados.

Ultima pregunta. ¿Sobre qué materia ha o han estado investigando él o los galardonados con el Premio Nobel de Física el año 2015?. Bien, excelente, ustedes son muy inteligentes. Efectivamente, los físicos Takaaki Kajita, de Japón y Arthur B. McDonald de Canadá recibieron el premio por sus investigaciones en el campo de los neutrinos.

Seguramente y con razón ustedes se estarán preguntando para donde voy. Yo sé adonde quiero llegar. A los neutrinos. El problema que tengo es cómo llegar a ellos. Voy a intentar un camino, puede que no sea el más directo pero es el único que puedo recorrer.

Lo primero que debemos decir es que el neutrino es una partícula subatómica, es decir súper, pero súper pequeña, pequeñísima, cuya existencia fue propuesta en 1930 por el físico Wolfgang Pauli. Por esos años los físicos tenían un problema, los modelos matemáticos estaban en contradicción con lo que a esa fecha postulaba la teoría de la física de partículas. Revisaron una y otra vez los modelos matemáticos y no encontraron ningún error. Aceptar que la teoría estuviera equivocada, era un sacrilegio. Todo se derrumbaba, a pesar de eso más de alguno llegó a decir en voz alta que se debía re plantear toda la teoría. Para salvar ese problema Pauli postuló que debía existir otra partícula, que la llamó neutrino. Esta nueva partícula, según Pauli, debía tener masa nula o muy pequeña y sería difícil de detectar. Pues bien, recién en el año 1956 se detectó por primera vez, en forma experimental, la existencia de esta partícula. En 1962 otros científicos mostraron con gran sorpresa, tanto para ellos como para la comunidad científica, que existía más de un tipo de neutrino. En el año 2000 se detectó la existencia de un tercer tipo de neutrino. Los físicos, me imagino como una forma de acercarse al mundo cotidiano, dicen que hay tres sabores de neutrinos. Como los sabores de los helados que pueden comprar en la heladería que está cerca de mi hogar. A propósito son muy buenos y hay más de tres sabores.

El neutrino se genera en todo proceso radioactivo. Es la partícula más enigmática y escurridiza de todas las que conforman la materia. Algunos físicos se refieren a ella como la partícula fantasma. Mientras más cerca han estado de ella, más se aleja el entender su comportamiento.

El Sol es una fuente inagotable de neutrinos. Estudiar y medir que pasa con los neutrinos emitidos por él, ha costado millones de dólares y horas de científicos en experimentos.

Los neutrinos tienen masa, muy poca, viajan casi a la velocidad de la luz. Atraviesan el cuerpo humano y cualquier material casi sin afectarlo. Es importante destacar el casi, porque a lo mejor ese dolor de huesos que a veces sentimos, no es que vaya a cambiar el clima si no que podría deberse a que alguno de los tres sabores de neutrinos, que provienen del Sol, o de alguna galaxia, actuaron bajo ciertas condiciones que ignoramos y produjeron ese malestar. Mal que mal el cuerpo humano es atravesado en cada segundo por miles de millones de neutrinos.

Para poder detectar y estudiar el comportamiento de los neutrinos que vienen del Sol, sin que los resultados de estos experimentos se vean afectados por otros fenómenos, los laboratorios han sido instalados a cientos o miles de metros bajo las profundidades de la tierra, en minas en desuso. Además se requiere de instalaciones inmensas, por ejemplo en el de Japón utilizan 50.000 toneladas de agua pura y en el de Canadá, mil toneladas de agua pesada.

Los experimentos de los científicos galardonados con el premio Nobel el año 2015, demostraron que los neutrinos provenientes del Sol cambian de sabor en el camino que recorren hasta llegar a la Tierra. -Qué es eso- se preguntarán ustedes. Imagínense la siguiente situación. Final de la Champions League, juegan en Wembley la catedral del fútbol, el Barcelona versus el Real Madrid. Un partido durísimo. El árbitro, de nacionalidad sueca muestra tantas tarjetas amarillas que en un momento del partido tuvo que pedir nuevas tarjetas porque ya no tenía donde anotar más nombres. Hasta los pasa pelotas que eran ingleses fueron amonestados. En el minuto 90 + 3 el partido iba igualado sin goles. El alargue era lo más probable. Pero toma la pelota el neutrino messi, se pasa a toda la defensa del Madrid, convierte el gol y al momento de levantar los brazos para festejar su hazaña se convierte en el neutrino alfonso, pero no solo eso, la camiseta del neutrino alfonso es de color azul con una “U” roja en el lado del corazón. Cuarenta mil aficionados del Barcelona aplauden a rabiar, la mayoría de ellos lloran de alegría, mientras otros tantos hinchas del Real Madrid lloran desconsoladamente. Termina el partido y cuando los jugadores del Barcelona toman en andas al neutrino alfonso, éste se convierte en el neutrino cristiano rolando. Es decir, los neutrinos no son ni chicha ni limonada como dice la canción de Víctor Jara.

No hace mucho mi hija me regaló un librito con la canción “Luchín” ilustrado por Raquel Echeñique, en el que transforma este tema de Víctor Jara en un cuento infantil. Esa canción de Víctor Jara la encuentro preciosa, de una ternura tremenda, no sé que opinan ustedes. Yo puedo entender que a muchas personas no les guste la música de este cantautor chileno, pero sólo en la medida que sea por la calidad de su obra y no por su pensamiento político. Oscar Wilde dijo que a un artista se le debe medir por su obra y no por lo que es. Él sabía de que hablaba, se tuvo que exiliar en Francia por ser homosexual.

Otro artista chileno al que normalmente se le mide por tener un pensamiento político de izquierda es Patricio Manns. Al igual que Víctor Jara tiene muchas canciones realmente preciosas que no tienen nada que ver con política. Los invito a escuchar, por ejemplo, “Valdivia en la niebla”, “Medianoche”, “Balada de los amantes del camino de Tavernay” , “Porque te amé”, entre otros temas.

Ahora sí que ustedes no entienden nada. Como pasamos o que tienen que ver los neutrinos con estos dos artistas chilenos y eso que no he mencionado a Violeta Parra. En mi opinión, si Chile tuviera rostro de mujer, debiera ser el de Violeta. Todo su trabajo artístico, cada palabra de sus canciones, o puntada de sus arpilleras y cada uno de los trazos de sus pinturas está impregnado de amor.

Volvamos a los neutrinos.

Una persona de 70 kg de peso contiene en su cuerpo alrededor de 17 miligramos de Potasio 40, que es radioactivo. Como consecuencia, emite unos 340 millones de neutrinos por día sin saberlo o notarlo. Los neutrinos interactúan débilmente, luego hay por tanto 340 millones de neutrinos por día que recorren nuestro cuerpo a velocidad cercana a la de la luz hasta los sitios más remotos del universo. A lo mejor cuando decimos que dos personas tienen química o no la tienen, lo que podría estar pasando es que los neutrinos emitidos por esos seres colisionan y como resultado de ello producen esa química positiva o negativa. Si en el futuro esto se comprobara, tendríamos que cambiar la letra de esta canción: “Son tus perjúmenes mujer los que me sulibeyan …….” por “Son tus neutrínicos mujer los que me sulibeyan ……”, lo cual no es ni romántico ni pasional. El problema es que nuestros sentidos captan una muy pequeñísima parte de los fenómenos que ocurren en el universo, por lo tanto podemos afirmar que somos todos tremendamente ignorantes y como consecuencia de esto pensamos y actuamos como si tuviéramos el conocimiento para moldear la naturaleza a nuestro antojo.

Seguramente ustedes han escuchado hablar del Big Bang. Ese instante que, según los físicos, se inicia el proceso que posteriormente resultará en el universo que hoy habitamos. El supuesto es que inmediatamente ocurrido el Big Bang, se produce la gran lucha entre la antimateria y la materia. Existía tanta de una como de otra. Las partículas de materia colisionaban con las de antimateria aniquilándose entre ellas y liberando grandes cantidades de energía. A partir de un momento dado y por causas que se desconocen, los físicos postulan que esa energía liberada comenzó a «condensarse» en forma de partículas de masa muy pequeña, que hoy se conocen como neutrinos. La materia así generada rompe el equilibrio entre ésta y la antimateria. La balanza finalmente se inclinó en favor de la materia. Si algún día se comprueba esta teoría resultaría que los neutrinos podrían ser la razón por la que yo haya podido escibir este relato, ustedes lo estén leyendo y Chile cuente entre sus ciudadanos, artistas tan grandes como Víctor Jara, Patricio Manns, Violeta Parra, entre tantos otros, además de dos premios Nobel de Literatura.

 

Referencias útiles:

http://www.abc.es/ciencia/20151006/abci-neutrinos-nobel-fisica-201510061320.html

http://www.emol.com/especiales/2014/tecnologia/columnas-astronomia/10-febrero.asp

http://www.revistadelibros.com/blogs/marchando-una-de-ciencia/el-premio-nobel-de-fisica-2015los-avatares-de-los-neutrinos-i

http://www.revistadelibros.com/blogs/marchando-una-de-ciencia/el-premio-nobel-de-fisica-2015los-avatares-de-los-neutrinos-y-ii

http://ideaglobal.cl/wp-content/uploads/2014/12/La_Particula_Divina___Leon_Lederman.pdf

 

 

Anuncios