Septiembre

El invierno da sus últimos estertores resistiéndose a entregar el fruto de sus lluvias.

El ciclo de la vida vence y podemos disfrutar la voluptuosidad de la naturaleza.

Los gritos alegres y aromáticos de los aromos anuncian que se acerca la primavera.

A los sones de trompetas, las añañucas inician el desfile.

Pasan alegres los dedales de oro, cimbrándose al compás de las últimas brisas del invierno.

Los tropaeolum tricolor muestran sus colores rojo, azul y amarillo, justificando que los llamen “soldaditos”.

Las alstroemerias se acicalan para lucir hermosas.

Cientos de pequeñas flores azules, rosadas, rojas, blancas, amarillas las acompañan en silencio, llenando montes y llanuras, ofreciendo una hermosa paleta de colores.

Desde la orilla del camino saludan los huilles, también las lánguidas pasitheas.

Por aquí y por allá se asoman las orquídeas.

Apoyadas en las rocas, indiferentes al desfile, se asolean las garras de león.

Canelos, pataguas, peumos, corontillos, quillayes, chañares, muestran sus mejores trajes en esta fiesta de la naturaleza.

Añoso, desgreñado, cansado de tiempo y olvido cubre con flores amarillas el espino su digna pobreza.

La araucaria, el alerce y la palma, se yerguen orgullosas y vigilantes.

Cruzan la comarca una bandada de tordos.

El chercán, como siempre, apuradito prepara desordenadamente el nido para su cría.

Familias de codornices se juntan para ser parte de la fiesta.

La tenca ordena y cuida el desfile, mientras la turca marca el compás.

Alegres cantan los chirigües.

Septiembre, mes de recuerdos, algunos muy tristes, otros alegres.  Mes de nacimientos, el tuyo y el mío.

Pero hubo uno, que fue de sangre, fuego, odio, asesinatos, venganza, rabia, discursos. Ruido de metralleta, explosión de una bomba, llanto de un niño, grito desesperado y desgarrador de una mujer, toque de queda, exilio de un amigo y de otros que aún no sabemos donde están. Septiembre triste en mi tierra, ese que no debemos olvidar para jamás repetir, el que nos tiene todavía entrampados. EL DE 1973.

Anuncios